Site Loader

LOS SECRETOS EMPRESARIALES

El desarrollo en la innovación y la aplicación de nuevos conocimientos e ideas resulta un componente esencial en la aparición de nuevos modelos empresariales y de incentivo de la competitividad en el mercado. La innovación puede darse en distintos ámbitos, desde conocimientos técnicos o científicos, datos o planes comerciales. Pero no todas las ideas tienen la misma protección. La Propiedad Industrial protege las innovaciones en el ámbito de las invenciones, signos distintivos o diseños, mientras que la Propiedad Intelectual protege la innovación y el desarrollo que se produce en el ámbito cultural. Sin embargo, al margen de estos sistemas de protección quedan otras entidades innovadoras que cada vez se encuentran más expuestas a prácticas desleales y que no entran dentro de los objetos de protección de las leyes de Propiedad Industrial e Intelectual.

Esta falta de instrumentos jurídicos desincentiva la innovación y la creatividad, por lo que era necesario reforzar una seguridad jurídica que contribuyese a aumentar el valor de las innovaciones, garantizar la competitividad de las empresas y organismos que se basan en el saber hacer y en información empresarial no divulgada, y mejorar las condiciones para el desarrollo y la explotación de la innovación y la transferencia de conocimientos. Este ha sido el principal motivo por el cual la Unión Europea aprobó en 2016 la Directiva para la protección de los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgados, que más adelante España incorporaría a su ordenamiento jurídico mediante la Ley de Secretos Empresariales.

Según esta ley, un secreto empresarial es aquella información o conocimiento que sea secreto, tenga valor empresarial debido a su carácter confidencial y que sea objeto de medidas para mantenerlo en secreto. Lo que la ley viene a decir es que, para considerar un determinado conocimiento como secreto, primero este deber ser entendido y tratado como tal por su titular, mostrando una actitud clara de mantenerlo fuera del alcance de terceros. En cuanto al tipo de información, esta puede revestir diversas categorías, pudiendo pertenecer al ámbito científico, tecnológico, comercial, financiero, etc. Una vez cumplidos estos requisitos, la ley protege al titular frente a la obtención, uso o revelación del secreto de forma ilícita.

No toda obtención de un secreto empresarial será ilícita. Si determinada información se obtiene mediante el descubrimiento o la creación independientes, la observación de un producto u objeto que esté a disposición del público o por cualquier otra acción que sea conforme a las prácticas comerciales leales, estará conforme a derecho. Por otro lado, se entenderá como una violación de secretos empresariales cuando la obtención se produzca mediante el acceso no autorizado a la documentación que contenga el secreto empresarial, o que sea contraria a las prácticas comerciales leales, como incumplir un acuerdo de confidencialidad u otra obligación de no revelar el secreto empresarial o la explotación de mercancía que se haya producido mediante el uso de secretos empresariales obtenidos de forma ilícita.

De la misma manera que ocurre con los títulos de Propiedad Industrial, los secretos empresariales también son objeto de propiedad y, como tales, pueden ser transmisibles. Así mismo, un secreto empresarial podrá pertenecer en proindiviso a varias personas, como una comunidad de bienes. La transmisión de un secreto industrial podrá realizarse mediante cesión o licencia y aquel a quien se le transmita deberá adoptar las medidas necesarias para evitar la violación del secreto empresarial.

Entre las medidas que existen para proteger o dejar constancia de secretos industriales, encontramos desde medidas más clásicas, como el registro ante notario y la redacción de contratos y cláusulas de confidencialidad, tanto con terceros como con empleados de una empresa. De forma más reciente, también se ha venido utilizando la tecnología blockchain para identificar los secretos empresariales, y ha destacado por ser un método efectivo, rápido y de bajo coste a la hora de registrar la evidencia de la existencia de un archivo.

Es importante que las empresas cuenten con asesoramiento jurídico especializado en esta materia, que les ayudará a la hora de identificar y clasificar los secretos empresariales, establecer regímenes de administración y custodia de esta información y para la adopción de técnicas que complementen la protección de secretos empresariales.

Post Author: Alonso & Évole