Site Loader

¿POR QUÉ REGISTRAR UNA MARCA?

Tu marca es lo que dicen de ti cuándo no estás presente.

Jeff Bezos

Si cuando adquirimos un vehículo o un inmueble, lo registramos para que quede constancia de que es de nuestra propiedad, ¿Por qué no actuamos igual con nuestra empresa? El registro de una marca nos hace propietarios del nombre de nuestra empresa o actividad, así como de los productos y servicios que ofrecemos.

Conseguir la protección del signo distintivo, bien sea un nombre o un logotipo, de nuestra empresa o actividad a través de la figura de la marca registrada, nos permite obtener un derecho de exclusiva que, aparte de garantizar el uso de la marca, nos concede la facultad de prohibir que terceras personas puedan hacer uso del nombre, logotipo o de cualquier otro signo distintivo que hayamos registrado.

Si bien esta es la principal ventaja de obtener el título de marca registrada, existen más beneficios que se desprenden de las funciones propias que presenta una marca, que repasamos a continuación.

Función indicadora de la procedencia empresarial

La función fundamental de una marca es poner de manifiesto ante el público que ciertos productos o servicios proceden de una determinada empresa. En este sentido, la marca desempeña un papel informativo, puesto que el consumidor la relaciona inmediatamente con una empresa de origen.

Función indicadora de la calidad y de la buena reputación (goodwill)

Una marca enlazada a un determinado producto o servicio suscita en la mente del consumidor la creencia de que el producto o servicio posee ciertas características denotando un nivel de calidad. Una marca que goza de una buena reputación contará con el favor y la preferencia del público frente a otras marcas.

En esta función tienen un papel importante las licencias sobre la marca, cuando permitimos a un tercero que pueda hacer uso de nuestra marca en sus productos o servicios, haciendo que se beneficie de la calidad y buena reputación de nuestra marca para sus productos o servicios. No obstante, es importante que el titular de la marca imponga al tercero la obligación de controlar la calidad de los productos o servicios distribuidos bajo la marca licenciada.

Función publicitaria

La publicidad actual no se entiende sin una marca o un signo que nos indique cuál es el producto o el servicio publicitado; es decir, que nos señale cómo podemos encontrar o distinguir esa oferta de las demás. La marca constituye una herramienta indispensable para la publicidad de nuestros productos y servicios y, a la inversa, la publicidad es un mecanismo efectivo para generar una buena reputación de nuestra marca.

Es importante proteger los signos distintivos de nuestra actividad mediante su registro como marca. En ALONSO & ÉVOLE asesoramos durante todo el proceso de concesión, desde el estudio de la viabilidad de registro de un determinado signo distintivo, la presentación de la solicitud y la defensa de la misma hasta el momento de la concesión del título.

Post Author: Alonso & Évole