Site Loader

LA RELACIÓN ENTRE PROPIEDAD INTELECTUAL Y DOMINIO PÚBLICO

NOTA: Al referirnos a la Propiedad Intelectual, lo hacemos en el sentido anglosajón (Intellectual Property), incluyendo también los derechos de Propiedad Industrial.

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) define la Propiedad Intelectual como el conjunto de derechos exclusivos conferidos a las personas sobre sus creaciones intelectuales durante un período de tiempo limitado, que permiten evitar el uso no autorizado por parte de terceros. Estas creaciones incluyen un amplio abanico de opciones, desde expresiones artísticas (derechos de autor), invenciones técnicas (derecho de patentes) hasta distintivos comerciales (derecho de marcas).

La concesión de estos derechos exclusivos tiene como contrapartida, su carácter temporal. La finalidad principal de estos derechos es incentivar la creación e innovación para que, a cambio de obtener un monopolio sobre una creación para su explotación, el resto de la sociedad pueda beneficiarse de este conocimiento mediante el paso de estas creaciones a dominio público a través del acceso al estado del arte y a la cultura. El dominio público podría definirse como el libre acceso y uso de las creaciones intelectuales sin que nadie pueda reclamar la titularidad de un derecho exclusivo sobre las mismas. El dominio público es Propiedad Intelectual que no pertenece en exclusiva a ninguna persona en concreto, lo que, al mismo tiempo, significa que pertenece a toda la sociedad.

El dominio público no solo beneficia a la comunidad, sino que también juega un papel vital en la generación de nuevas creaciones intelectuales. Hoy en día, una creación no ocurre como un hecho aislado, sino que forma parte de un contexto determinado de toda creación anterior y en uno o varios sectores del conocimiento. Debe entenderse de la siguiente manera: toda creación intelectual se genera, en parte, aprovechando el esfuerzo colectivo desarrollado por generaciones de creadores e investigadores anteriores. No existe como tal el concepto de algo completamente novedoso. Los avances en la creación y la innovación han sido posibles porque ciertos conocimientos han sido puestos a disposición del público en un determinado momento, permitiendo avanzar sobre los mismos. No obstante, esto no debe resultar incompatible con la necesidad de garantizar a los creadores una vía de compensación por su esfuerzo que sirva de incentivo para seguir innovando, teniéndose que establecer un justo equilibrio entre todas las partes.

En resumen, considerar la relevancia del dominio público tiene amplias consecuencias en el continuo desarrollo de la tecnología, las ciencias y las artes, ya que servirá directamente al interés privado de quienes deseen seguir investigando, desarrollando o creando innovaciones o cualquier otro tipo de expresión intelectual. Esta función de dominio público en el desarrollo de la ciencia y la cultura ha sido reconocida por numerosas ocasiones, como, por ejemplo, en la Declaración de Principios de la Primera Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, donde se estableció que: Un dominio público rico es un factor capital del crecimiento de la sociedad de la información, ya que genera ventajas tales como un público informado, nuevos empleos, innovación, oportunidades comerciales y el avance de las ciencias. El acceso sin dificultad a la información del dominio público es esencial en la sociedad de la información, como lo es la protección de dicha información contra toda apropiación indebida.

Post Author: Alonso & Évole