Site Loader
brecha de género

BRECHA DE GÉNERO: IMPACTO SOCIAL Y ECONÓMICO

Si las mujeres tuvieran igualdad de oportunidades para desarrollar todo su potencial, el mundo no solo sería más justo, sino también más próspero.

Kristalina Georgieva, Directora General del Fondo Monetario Internacional (FMI)

La brecha de género es una construcción analítica que surge de la diferencia entre las categorías de una variable en relación con las tasas masculinas y femeninas. La variable destaca las desigualdades existentes entre hombres y mujeres en el ámbito de estudio. La brecha de género es, en definitiva, la diferencia entre la forma en que los hombres y las mujeres son tratados en una sociedad, especialmente en términos de oportunidades, sueldo y estatus.

Según el informe Mujer, Empresa y el Derecho 2019: Una Década de Reformas, actualmente, sólo seis economías —Bélgica, Dinamarca, Francia, Letonia, Luxemburgo y Suecia— han obtenido la puntuación de 100 puntos, reconociendo a mujeres y hombres los mismos derechos en las áreas objeto del estudio.

En España, según el informe Coste de oportunidad de la brecha de género en el empleo, elaborado por ClosinGap, el cierre de las brechas de género sumaría cerca de 231.000 millones de euros al PIB español cada año, suponiendo un 18,5%. El índice ClosinGap mide la desigualdad de género en cinco ámbitos clave: Empleo, Educación, Conciliación, Digitalización y Salud y Bienestar.

El informe también cuantifica el impacto económico de las brechas de género y su incidencia, directa o indirecta en el PIB a través del mercado laboral. Son tres los aspectos clave en el empleo que penalizan a la mujer y, en consecuencia, a la economía: su participación más reducida en el mercado laboral, el menor número de horas trabajadas debido a la mayor tasa de parcialidad y la sobrerrepresentación que tienen en los sectores económicos menos productivos.

El Índice ClosinGap sitúa la categoría Conciliación a la cola, con la brecha de género más acusada, dado que aún queda un 56% por cerrar. El informe pone de manifiesto que las mujeres siguen asumiendo la mayor parte del trabajo no remunerado (tareas del hogar y cuidado de hijos) hecho que se traduce en unas tasas de inactividad y parcialidad laboral mucho más elevadas.

Dentro de la categoría Empleo, la brecha es del 35%. Aunque las mujeres cada vez tienen mayor participación el mercado laboral y durante más tiempo, continúan trabajando menos horas y obteniendo un menor salario, lo que conlleva pensiones de jubilación más bajas. A este contexto se añade el denominado techo de cristal y la escasa presencia de la mujer en posiciones de liderazgo y toma de decisiones.

En el ámbito de la Educación, el índice sitúa la brecha en el 32,1%. Las mujeres cuentan con mayor educación universitaria que los hombres, pero tienen un acceso muy bajo, en proporción a ellos, a las carreras de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas.

En cuanto a Digitalización, pese a que no se aprecian diferencias relevantes entre hombres y mujeres en el uso de nuevas tecnologías a nivel usuario, el porcentaje de mujeres especializadas en TIC en el mercado laboral es aún muy bajo, con una brecha del 28,7%.

Por último, la categoría de Salud y Bienestar alcanza la mejor puntuación (15,5%) y es el ámbito en el que España más ha evolucionado. La paridad está más cerca, pero el informe refleja que a pesar de que las mujeres viven más años, lo hacen con peor salud y calidad de vida, teniendo un mayor riesgo de sufrir pobreza y exclusión social.

En 2020, el Índice ClosinGap se situó en el 64,1%, entendiendo el 100% como la paridad total, y revela, por tanto, un 35,9% de brecha de género que todavía queda por cerrar. El análisis apunta también a que esta brecha se ha estrechado cuatro puntos en el periodo comprendido entre 2015 y 2020.

De mantenerse la tendencia de estos últimos cinco años, la brecha de género en España no desaparecería por completo hasta 2055, es decir, al ritmo actual quedarían todavía 34 años para alcanzar la completa igualdad entre hombres y mujeres.

Post Author: Mireia Llin Alonso

One Reply to “La brecha de género”

Comments are closed.